NOCIONES PRELIMINARES

¿TE GUSTARÍA TENER EL POWERPOINT QUE SE UTILIZÓ PARA GRABAR ESTAS CLASES?
Solamente tenés que hacer click en este enlace para descargarlo…

El derecho tributario formal o administrativo complementa al derecho tributario material o sustantivo. Está constituido por las reglas jurídicas para determinar si corresponde en el caso concreto que el Fisco perciba de cierto sujeto una suma en concepto de tributo, y la forma en que la acreencia se transformará en un importe tributario líquido, que será el que ingresará al Tesoro público.

El derecho tributario formal contiene las normas que otorgan al Estado poderes de verificación, que le permiten comprobar si se configuró la obligación tributaria; y poderes de fiscalización, que permiten al Estado controlar el cumplimiento de los deberes formales de los administrados.

Es el derecho de las “determinaciones tributarias”, puesto que aun los referidos poderes se enderezan o se relacionan en mayor o menor medida con la determinación. La determinación tiende a individualizar el mandato genérico establecido por la ley, y su finalidad es declarativa y formal.

La determinación tributaria tiene carácter declarativo y no constitutivo de la obligación tributaria. Puede haber determinación sin obligación tributaria, por ejemplo, por un error material o administrativo del Fisco; y puede haber obligación tributaria sin determinación, por ejemplo, por evasión desconocida por el Fisco.

El derecho tributario formal suministra las reglas de cómo debe procederse para que el tributo legislativamente creado se transforme en tributo fiscalmente percibido.

Para que se efectivice eficientemente la obligación tributaria es necesario que el Estado conozca la riqueza de los particulares como expresión de su capacidad contributiva; por ello, los sujetos pasivos tributarios, y aun terceras personas, deben cumplir ciertos deberes formales, a fin de posibilitar que el Estado determine y recaude los gravámenes.

Además, hay deberes formales que hacen a otros cometidos, como por ejemplo para lograr el control estatal sobre el sistema económico de circulación de bienes y prestaciones de servicios, impidiendo la marginalidad. El deber de los particulares de cooperar con la Administración surge del principio que encomienda a ésta la tutela de ciertos intereses públicos, otorgándole, en consecuencia, poderes sobre aquéllos para requerirles determinados comportamientos, siempre que no sean vulneradas las libertades que salvaguarda la Constitución Nacional.

Los procedimientos contenidos en el derecho tributario formal son distintos de los del procedimiento penal, ya que en este último no pueden exigirse declaraciones de cargo, a diferencia del procedimiento verificatorio en que debe requerirse toda la información pertinente.

AYÚDANOS A SEGUIR CREANDO

Haciendo click en alguno de los botones que están más abajo nos podés ayudar con una pequeña donación a través de Mercado Pago.