PARTICIPACIÓN

¿TE GUSTARÍA TENER EL POWER POINT QUE SE UTILIZÓ PARA GRABAR ESTA CLASE?
Solamente tenés que hacer click en este enlace para descargarlo…

CONCEPTO DE PARTICIPACIÓN

La punibilidad no está limitada solamente a quien tiene el dominio del hecho, sino también a aquellos que han ayudado o colaborado con el autor.

La participación se caracteriza desde un aspecto negativo. Participe es aquel que no tiene dominio del hecho, aunque haya tomado parte en él. El partícipe no debe haber tenido el dominio del hecho o no haber estado obligado por el deber especial en los delitos de infracción al deber.

El concepto de participación alcanza a los cómplices e instigadores. Se comprende por participación la colaboración arbitraria y dolosa en el delito doloso de otro. La participación es la colaboración en un hecho ajeno.

Todos los que no tengan el dominio del hecho solo pueden ser responsables si han determinado al autor a cometer el hecho punible o se le han prestado una ayuda para que lo cometa.

No solo el autor principal debe actuar con dolo, sino también el partícipe, quien debe realizar su aporte en forma dolosa. La doctrina ha admitido que es suficiente el dolo eventual. El acuerdo entre el autor y el cómplice no es necesario que sea expreso y anterior al hecho, sino que basta con que sea tácito y simultaneo.

COMPLICIDAD

Cómplice es aquel que, interviniendo de cualquier manera en el hecho, sin el dominio funcional ni con las características de autor idóneo, participa en el hecho de otro y es cómplice.

Coopera dolosamente en la realización de un hecho doloso cometido por otro. El cómplice se limita a favorecer un hecho ajeno, no participa en el dominio del hecho y el autor no necesita conocer el apoyo que se le presta.

No existe complicidad culposa en un hecho ajeno, de acuerdo a nuestra ley, ni tampoco complicidad en un hecho culposo ajeno.

Existen dos clases de complicidad:

1. Cómplice primario;

2. Cómplice secundario.

Elementos objetivos de la complicidad

La complicidad puede darse tanto por medio de un consejo como de un hecho. En el primer caso se habla de complicidad intelectual o psíquica, y en el segundo, de complicidad técnica o física.

Momento de prestación de ayuda

El auxilio no necesita ser prestado al mismo hecho principal, sino que puede referirse exclusivamente a una acción preparatoria, siempre que al menos el hecho principal se intente de un modo punible. La complicidad cabe hasta la terminación material del hecho principal.

La aportación posterior entra como delito autónomo punible como encubrimiento del artículo 277.

La causalidad de la complicidad

La ley solo exige que se preste una ayuda al hecho principal. Es impune la complicidad intentada que no ha tenido un efecto causal.

El dolo del cómplice

La cooperación debe ser dolosa. El dolo del cómplice debe referirse tanto a la ejecución del hecho principal como a su favorecimiento.

Cómplice primario

El cómplice primario o el cooperador necesario es el que en la etapa de la preparación o ejecución del hecho aporta una contribución sin la cual el delito no hubiere podido cometerse. El elemento que caracteriza esta forma de complicidad es la intensidad objetiva de su aporte al delito, ya que sin éste el hecho no habría podido cometerse de la forma en que se lo hizo.

Por ejemplo, el gerente de un banco que brinda a los autores, antes de la ejecución, la clave de la cerradura del tesoro que éstos utilizarán en la ejecución del asalto es, en principio, cómplice primario.

Cómplice secundario

Cómplice secundario es quien ha prestado una colaboración que no es indispensable para la comisión del delito.

Según la teoría de los bienes escasos, si el partícipe coopera al delito con un objeto difícil de obtener, con uno del que el autor material no dispone (bien escaso), es cooperador necesario, prescindiendo de si, por azar o realizando un esfuerzo, el autor material hubiera podido -o no- obtener el bien que aquel le proporciona. En cambio, si lo que se entrega es algo que abunda, algo que cualquiera puede conseguir, entonces es cómplice secundario. Haber entregado la cosa, a pesar de mi conciencia de las dificultades que tenía el ejecutor para adquirirla (cooperación necesaria); haberla entregado sabiendo que su obtención no representada un serio problema para el autor principal (cooperación no necesaria); esto y solo esto es lo que decide sobre la mayor o menor reprochabilidad de mi conducta, y lo único que debe ser tenido en cuenta para decidir la cuestión: cooperación necesaria o secundaria.

INDUCCIÓN

Es la motivación dolosa de otra persona a cometer intencionalmente un delito. Y más concretamente se trata de la corrupción de un hombre libre.

Lo que define a la inducción es la libertad del autor o sujeto inducido, de manera que la decisión tomada por el propio autor elimina la posibilidad de otro autor detrás de él. Si el inductor toma las riendas del hecho, pasará a ser coautor o autor.

La responsabilidad del inductor depende del autor principal, ya que es partícipe del delito cometido por aquel. Como está atado a la suerte del principal, la pena depende de hasta donde ha llegado el delito. No existe la tentativa de inducción.

Medios de inducción

Es posible considerar como idóneo cualquier medio en virtud del cual se ejerza una influencia creciente sobre la dirección de voluntad del sujeto a inducir.

Dolo del inductor

El dolo del inductor debe abarcar el hecho principal con sus elementos objetivos y subjetivos.

AYUDANOS A SEGUIR MEJORANDO

Haciendo click en alguno de los botones que están más abajo nos podés ayudar con una pequeña donación a través de Mercado Pago.