LESIONES

BIEN JURÍDICO PROTEGIDO

El bien jurídico protegido que se trata en este capítulo es la integridad corporal y la salud de la persona humana. No solamente se protege el cuerpo del individuo sino también su salud, es decir, se incluye tanto el aspecto anatómico como el fisiológico. Además, no solo se tutela salud física sino también la psíquica.

La salud es el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente sus funciones como un estado de completo bienestar físico, mental y social. Se puede decir que la salud es un estado ideal del cuerpo y de la mente.

El derecho a la integridad física y psíquica tiene rango constitucional, por estar incluido en la CADH:

Artículo 5. Derecho a la integridad personal

1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral.

La mayoría de la doctrina tradicional considera que el sujeto pasivo debe ser el mismo que en el delito de homicidio, esto es, el ser humano desde que comienza el nacimiento hasta que se produzca la muerte. Las lesiones causadas al feto son atípicas.

EL TIPO OBJETIVO

Acción típica

La ley prevé dos acciones conceptualmente distintas, pues el delito puede consistir tanto en causar un daño en el cuerpo de la víctima como en dañar su salud, con lo cual se trata de un delito de resultado material.

  1. Daño en el cuerpo

Por daño en el cuerpo cabe entender a toda alteración en la estructura física del organismo. Se afecta la anatomía del cuerpo humano, pudiendo tratarse de lesiones internas o externas.

El delito consiste en alterar la integridad física de la propia víctima, siendo irrelevante que en el caso concreto se “mejore” el organismo.

Para que el hecho constituya lesión no es necesario que el sujeto pasivo sienta dolor. Por ejemplo el corte de cabello o de las uñas. En cambio, es necesario que el hecho deje secuelas de cierta duración en el organismo de la víctima. El simple hecho de torcer momentáneamente un brazo o de pegar una bofetada no constituye lesión.

  • Daño en la salud

Es toda alteración en el funcionamiento del organismo de la persona. La lesión no se refiere al aspecto anatómico sino fisiológico del ser humano. Existirá daño en la salud toda vez que se rompa o altere el equilibrio anatomofuncional. Se puede afectar la salud tanto física como psíquica de la víctima.

Los medios

La ley no exige ningún medio especial de comisión del delito.

Es un delito de comisión que puede ser perpetrado por acción u omisión. Al igual que en el homicidio, también cabe incluir a los “medios morales”, tales como emociones intensas, tratos especialmente desconsiderados, miedo, etc.

Sujetos

  1. Sujeto activo: el autor puede ser cualquier persona, pero debe tratarse de un ser humano distinto del que sufre la lesión.
  2. Sujeto pasivo: la víctima debe ser una persona nacida y debe estar viva.

EL CONSENTIMIENTO DEL LESIONADO

Cuando la víctima consiente la lesión al bien jurídico, la conducta se convierte en atípica. Pero esto es así solo en caso de consentimiento expreso. El consentimiento presunto no excluye la tipicidad ya que no ha existido una renuncia del bien jurídico por parte de su titular. En este supuesto el consentimiento solo puede actuar como causa de justificación.

Para que el consentimiento sea válido es necesario que el bien jurídico amenazado sea susceptible de disposición privada. En el caso de las lesiones, no hay duda de que la integridad física es un bien en principio disponible.

La validez del consentimiento también está sujeta a que la víctima tenga capacidad para comprender la situación en la que consiente, y que actúe voluntariamente, sin haber sido víctima de erro, engaño o intimidación.

Para que el consentimiento produzca todos sus efectos no alcanza con que haya sido pronunciado, sino que se exige que el autor lo haya conocido. Subjetivamente se pueden plantear dos problemas:

  1. Si el autor obra desconociendo la existencia del consentimiento, deberá ser penado a título de tentativa.
  2. Si el autor cree erróneamente estar frente a un consentimiento que objetivamente no existe. En este caso si el error radica en el campo de los hechos, cabe considerar la existencia de un error de tipo; si, en cambio, descansa sobre concepciones jurídicas equivocadas, estaremos frente a un error de prohibición.

Consentimiento presunto

Se trata de casos en que el consentimiento expreso  no existe ni puede ser recabado a tiempo, porque el titular del bien jurídico o su representante no resultan localizables, o porque el enfermo precisando urgentemente un tratamiento ha perdido el conocimiento, pero cuya prestación hubiera sido previsible con seguridad según una consideración objetiva y ex ante de todas las circunstancias.

Lo fundamental en el consentimiento presunto es que pueda preverse la renuncia al bien jurídico por parte de su titular, para lo cual se deberán respetar en lo posible los puntos de vista y las valoraciones del titular del bien jurídico, debiendo determinarse sobre la base de indicios objetivos.

LESIONES TERAPÉUTICAS

Existen innumerables prácticas terapéuticas que implican la causación de una lesión en la víctima. Cuando un cirujano realiza una intervención quirúrgica con el fin de extraer la vesícula del paciente cumple el tipo penal de lesiones, por lo menos en su aspecto objetivo.

Lo fundamental para excluir la punibilidad de estas conductas es el consentimiento del paciente. El titular del bien jurídico es el único que se encuentra facultado para consentir alguna intervención en su organismo. En las operaciones mutilantes se solicitará la conformidad por escrito del enfermo, salvo cuando la inconsciencia o alienación o la gravedad del caso no admitiera dilaciones. En los casos de incapacidad, los profesionales requerirán la conformidad al representante del incapaz.

Cirugías sobre esterilidad

La ley expresa que toda persona mayor de edad tiene derecho a acceder a la realización de las prácticas denominadas “ligadura de trompas” y “vasectomía”.

Se requiere el consentimiento informado.

Cirugías sobre cambio de sexo

Solo será posible siempre que el daño a la salud que se le quiera evitar sea grave, esto es que se halle en peligro de perder la vida o de graves alteraciones fisiológicas o psíquicas.

Lesiones deportivas

Las lesiones causadas en el deporte, y dentro de sus reglas, constituyen un caso de “conducta socialmente adecuada”, excluyente de la tipicidad.

Debe considerarse atípico todo aquello que resulte tolerable teniendo en cuenta las reglas de cada disciplina.

EL TIPO SUBJETIVO

En el caso de las figuras dolosas, el delito puede cometerse con dolo directo o eventual. Esto último sucederá cuando el autor se represente como posible la lesión en la victima y a pesar de ello, con total indiferencia, siga adelante con su acción. Tal situación debe diferenciarse de la culpa consciente, donde el autor se representa el peligro o la posibilidad del resultado, pero confía en que el mismo no se producirá.

Subjetivamente en este delito se pueden presentar dos situaciones peculiares:

  1. Si un sujeto intenta cometer lesiones gravísimas y por razones ajenas a su voluntad solo comete lesiones leves, debe responder por lesiones gravísimas en grado de tentativa.
  2. Si el autor desea cometer una lesión leve, y sin quererlo, comete lesiones graves o gravísimas, hay que distinguir dos posibilidades:
    1. Que el resultado lesivo sea atribuible a título de culpa: aquí el autor responderá por lesiones leves dolosas en concurso ideal con lesiones culposas.
    2. Que el resultado haya sido imprevisible: en este caso, el sujeto solo responderá por lesiones leves dolosas pues el resultado final no puede ser atribuido subjetivamente.

El aspecto subjetivo es fundamental pues permite distinguir al delito de lesiones de otros delitos como la tentativa de homicidio.

Consumación y tentativa

El delito se consuma con la causación del daño en el cuerpo o en la salud. Admite tentativa, para lo cual habrá que analizar el grado de lesión que se quiso ocasionar. El dolo del autor será determinante para establecer se responde por lesiones leves, graves o gravísimas en grado de tentativa.

Cuando se utilizan armas de fuego, la figura del artículo 104, primer párrafo, absorbe al tipo penal del artículo 89, pues contiene una pena mucho mayor. En cambio, si se trata de una agresión con otra arma, debe aplicarse la figura de lesiones leves (art. 89), pues el artículo 104, párrafo tercero, tiene menor pena.

LESIONES LEVES

ARTICULO 89. – Se impondrá prisión de un mes a un año, al que causare a otro, en el cuerpo o en la salud, un daño que no esté previsto en otra disposición de este código.

Carácter subsidiario

La figura del artículo 89 del Código Penal tiene carácter subsidiario, pues el tipo penal se aplica solo cuando el hecho no esté previsto en otra disposición del Código.

Así, las lesiones leves quedan absorbidas cuando el hecho configura el delito de tentativa de homicidio, lesiones en riña, duelo, lesiones graves o gravísimas. También cuando se trata de delitos que se cometen utilizando la fuerza sobre la víctima como el robo, la violación o la resistencia y atentado contra la autoridad.

Importancia del daño

Por más mínima que sea la lesión es indudable que en alguna medida el bien jurídico ha sido vulnerado.

Frente a situaciones extremas, donde la lesión producida es insignificante, una alternativa viable es recurrir al principio de razonabilidad, declarando inconstitucional la pena, en el caso concreto, por no guardar relación con la gravedad del hecho.

Podría ser irrazonable imponer un mes de prisión al individuo que simplemente ocasiona un mínimo rasguño a la víctima. En tales casos no existe un problema de “insignificancia”, sino de inconstitucionalidad de la pena aplicada al caso concreto.

La jurisprudencia ha sostenido que el daño, por insignificante que sea, implica un atentado material a la persona, por lo que resulta viable la tipificación del delito de lesiones.

Acción penal

Conforme al artículo 72 del Código Penal, las lesiones leves, dolosas o culposas, constituyen delitos dependientes de instancia privada.

ARTÍCULO 72.– Son acciones dependientes de instancia privada las que nacen de los siguientes delitos:

2º) Lesiones leves, sean dolosas o culposas.

Sin embargo, en los casos de este inciso se procederá de oficio cuando mediaren razones de seguridad o interés público.

Pluralidad de victimas

Tratándose de un hecho único con distintos damnificados, basta con que una sola de las víctimas haya instado la acción.

LESIONES GRAVES

ARTICULO 90. – Se impondrá reclusión o prisión de uno a seis años, si la lesión produjere una debilitación permanente de la salud, de un sentido, de un órgano, de un miembro o una dificultad permanente de la palabra o si hubiere puesto en peligro la vida del ofendido, le hubiere inutilizado para el trabajo por más de un mes o le hubiere causado una deformación permanente del rostro.

Debilitaciones permanentes

  1. Debilitación: significa una disminución en ciertas funciones vitales para el ser humano, como la salud, los sentidos, órgano, miembro o la palabra. La función no debe perderse, sino que se conserva pero debilitada. La debilitación se mide no ya con respecto a lo que el hombre debe ser, sino a lo que realmente era antes de la lesión, siempre que no se trate de una preexistente situación patológica.
  2. Permanencia: se exige la probabilidad estimada de que la evolución natural o los procedimientos científicos ordinarios no puedan eliminar la deficiencia constitutiva del daño, reconstituyendo la estructura corporal o devolviendo a la función a su anterior eficiencia. No alcanza con que la debilitación dure un “considerable tiempo”, sino que debe presentarse como “irreversible”

Peligro para la vida del ofendido

Para que se dé el agravante, no alcanza con la sola potencial peligrosidad de las lesiones ni de los medios utilizados, sino que es necesario que la víctima haya sufrido un peligro real para su vida. Se trata de un estado de peligro en el cual la vida de la persona ha entrado en zona de riesgo.

No alcanza con la mera creación de un peligro real para la vida de la víctima, sino que el mismo debe haber sido causado por el sujeto activo; es decir, es necesario que exista una relación causal probada entre la acción del autor y el peligro en cuestión.

Es necesario que el peligro para la vida haya sido una situación conocida por el autor. Se trata de un elemento más del tipo objetivo, que debe ser aprehendido por el dolo del sujeto activo.

Inutilidad para el trabajo por más de un mes

El agravante se da “en general”, por ello es aplicable aun cuando la víctima no tenía trabajo, e incluso cuando se trata de un individuo que no se encuentra en una etapa laborativa de su vida.

La jurisprudencia ha sostenido que para determinar si la lesión que provoca incapacidad laboral es grave, a los efectos del artículo 90 del Código Penal, no debe atenderse al tiempo que tarda en curar sino al que utiliza para el trabajo.

Deformación permanente en el rostro

La ley requiere una alteración en la simetría, sin que sea necesario llegar al horror o repugnancia pero si, al menos, que la cicatriz inferida llame la atención de los demás, por lo que una simple marca que, aunque permanente, no llama la atención no deforma el rostro, queda fuera de la figura citada.

No importa tanto dónde se haya producido la lesión, sino que el rostro sea “percibido” como deforme por los demás.

Con respecto a la permanencia, esta se da cuando no es previsible que por medios naturales desaparezca, siendo indiferente que pueda eliminarse por medios artificiales.

LESIONES GRAVÍSIMAS

ARTICULO 91. – Se impondrá reclusión o prisión de tres a diez años, si la lesión produjere una enfermedad mental o corporal, cierta o probablemente incurable, la inutilidad permanente para el trabajo, la pérdida de un sentido, de un órgano, de un miembro, del uso de un órgano o miembro, de la palabra o de la capacidad de engendrar o concebir.

Enfermedad mental o corporal cierta o probablemente incurable

Debe haber un proceso patológico que no haya cesado, aunque pueda haber sido paralizado en orden a su agravamiento.

La enfermedad es cierta o probablemente incurable cuando la víctima no podrá volver a gozar de salud, exigiéndose un pronóstico de incurabilidad de absoluta certeza o de probabilidad muy grande.

Inutilidad para el trabajo

Debe existir un diagnostico que establezca que la víctima no podrá volver a trabajar en toda su vida.

Pérdida de un sentido, órgano o miembro

La ley establece que puede tratarse de una pérdida del órgano o miembro o del uso de alguno de ellos. Ello significa que no necesariamente debe tratarse de una pérdida anatómica sino que puede ser de carácter funcional.

Pérdida de la palabra

La pérdida de la palabra debe ser absoluta. No debe existir la posibilidad de darse a entender por medio de la palabra. Es indiferente que se conserve la facultad de emitir sonidos pero sin posibilidad de articular.

Pérdida de la capacidad de engendrar o concebir

La ley se refiere a los casos en que la lesión produce incapacidad para reproducirse, por cualquier medio que sea.

LESIONES CALIFICADAS

ARTICULO 92. – Si concurriere alguna de las circunstancias enumeradas en el artículo 80, la pena será: en el caso del artículo 89, de seis meses a dos años; en el caso del artículo 90, de tres a diez años; y en el caso del artículo 91, de tres a quince años.

LESIONES ATENUADAS

ARTICULO 93. – Si concurriere la circunstancia enunciada en el inciso 1º letra a) del artículo 81, la pena será: en el caso del artículo 89, de quince días a seis meses; en el caso del artículo 90, de seis meses a tres años; y en el caso del artículo 91, de uno a cuatro años.

LESIONES IMPRUDENTES

ARTICULO 94. – Se impondrá prisión de un mes a tres años o multa de mil a quince mil pesos e inhabilitación especial por uno a cuatro años, el que por imprudencia o negligencia, por impericia en su arte o profesión, o por inobservancia de los reglamentos o deberes a su cargo, causare a otro un daño en el cuerpo o en la salud.

Si las lesiones fueran de las descritas en los artículos 90 ó 91 y concurriera alguna de las circunstancias previstas en el segundo párrafo del artículo 84, el mínimo de la pena prevista en el primer párrafo, será de seis meses o multa de tres mil pesos e inhabilitación especial por dieciocho meses.

AYUDANOS A SEGUIR MEJORANDO

DONÁ 50 PESOS
DONÁ 100 PESOS
DONÁ 200 PESOS
DONA DESDE CUALQUIER PARTE DEL MUNDO EL IMPORTE QUE PUEDAS
VOLVER AL INICIO DEL CURSO
AVANZAR A LA SIGUIENTE LECCIÓN
LECCIÓN ANTERIOR